Para tu jubilación

Seguros para tu jubilación


home_insurance_for_business_2
Tanto un PPA como un PIAS son seguros de ahorro a largo plazo que aseguran a la persona que los contrata una rentabilidad, junto con diferentes ventajas fiscales. En el caso de los Planes de Previsión Asegurados, desgravan al hacer la Declaración de la Renta, con una reducción directa de la base imponible del IRPF, y en los planes Individuales de Ahorro Sistemático, la ventaja fiscal se obtiene al cobrarlo cuando vence la póliza, con el requisito de que se reciba como una renta vitalicia.

home_insurance_for_business_1
Una de las principales diferencias entre un Plan de Previsión Asegurado (PPA) y un Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS) es que en el primer caso, el ahorro es para la jubilación y en el segundo, el capital acumulado se puede utilizar o rescatar bien en la jubilación o cuando el titular del seguro quiera. A ello hay que añadir que el dinero aportado en el PPA y su rentabilidad se tienen que cobrar cuando la persona se jubile, aunque existen algunas excepciones por determinadas contingencias o necesidades de liquidez por desempleo o enfermedad grave, e incluso para evitar el embargo de la vivienda.

Por su parte, para rescatar el dinero del PIAS antes de la jubilación es necesario que hayan transcurrido dos años desde la contratación del plan.

La aportación máxima al año en los PPA depende de la edad: 10.000 euros para los menores de 50 años y 12.500 euros para los de 50 o más edad. La aportación máxima anual en un PIAS es de 8.000 euros independientemente de la edad. Y la aportación máxima total para un PIAS es de 240.000 euros. La póliza de los PIAS debe tener una duración de como mínimo diez años.
Si el titular decide no transformarlo en renta vitalicia o quiere disponer del dinero antes, la diferencia entre el capital percibido y las primas aportadas se consideran rendimientos del Capital Mobiliario, incluyéndose tal rendimiento en la Base Imponible del Ahorro y tributando al 21% los primeros 6.000 €, al 25% el capital comprendido entre 6.000 y 24.000 € y al 27% el exceso.

Al igual que en los Planes de Pensiones, en los Planes de Previsión Asegurados, la prestación que se recibe es considerada como rendimientos del trabajo, independientemente de la forma de cobro elegida (en un solo pago, en varios o mixta).